IOSHUA live Posadas Misiones

IOSHUA habla para CANAL ENCUENTRO Argentina

miércoles, 16 de septiembre de 2009

CABALLOS DE NOCHE

Marcos y Federico son muy felices juntos pero deben separarse por un ajuste de cuentas entre dealers. Cocaína, cervezas, dos petacas de whisky, un Falcon a Córdoba y la historia mas romántica de Ioshua.





Fede y yo estamos sentados en el piso de su pieza, encerrados y ya tomando la segunda birra. Su mamá salio a bailar con Alberto (el nuevo novio) y su hermana esta en su pieza con el noviecito.

Fede – ufff boludo estoy re al mango. Te re extrañaba mal, boludo, un montón. Mirame como estoy re al palo por vos. No te imaginas como te quería ver y estar con vos, locura. Te re extrañaba.

Transamos a full. Yo nos sacamos las remeras y nos desabrochamos los pantalones. Re transamos, tomamos birra, reímos, estamos re al palo los dos. Franeleamos a pleno. Todo bien pero hace unos días que no nos veíamos y me llamo porque quería decirme algo importante.

- yo también, loco. A full te re quería ver. Menos mal que me llamaste hoy. Ya ni me aguantaba ¿Qué onda? La Yamila me dijo que me querías decir algo, no?

Fede medio que se hace el boludo y no me responde. Me pone el pico de la botella en la boca y la empina dándome un trago de birra. Todo bien pero ¿Qué onda? Lo apuro.

- dale amor, que querías decirme? No me des vueltas. Dale, decime. No vas a mandar a tu hermana a buscarme con una excusa, no? Fede, no?

Me abraza. “te re extrañaba mucho” me dice y me besa y me abraza bien fuerte.

- fede, para para. No me respondes. Decime lo que me querías decir ¿Qué onda? Larga, dale. Lo apuro buscándole la mirada.

Fede - …ahora no, marcos. Dale. Dame un beso. Después te digo, en serio. Ahora no. Besame, loco. Abrazame fuerte, dale.

Transamos. Nos quedamos abrazados. Como que nos pinto un viaje medio bajón. Así, abrazados re tierno como que algo triste nos mantiene ahí acariciándonos re suave. Fede respira muy suave y después de un ratito así me dice “marcos, me voy”.

-¿Qué?

Fede – si. Si… mañana, bah en unas horas me rajo para Córdoba. Mi vieja consiguió que un tío me aguante allá un tiempo. Tengo que zafar, sabes.

- pero… ¿Cómo que te vas?

Fede – si, amor. Tengo que tomármelas de acá. Vos sabes muy bien la historia con el gordo Pilo… y bueno, apareció un tío allá que me va a tener un tiempo a ver si mientras se aclaran las cosas por aca. Me dice agarrándome la cara y besándome.

- …pero… para para ¿vos hablaste algo con alguno de la familia o algún pierna del gordo ese? ¿vos dijiste lo que sabes? Por favor decime que si.

Me abraza fuerte.

Fede - no, amor. No hay caso ya lo intente. El Pilo esta re envenenado con que yo lo mande preso con su historia del Uruguayo, el tranza de la villita. No quiere entender que yo no tuve nada que ver niai, vos lo sabes eso. Bueno, el gordo la tiene conmigo y no quiere entender nada. Ya hable con su hermano mayor y con El Peca, pero me dijeron que el gordo me va a romper todo y que no se convence de nada. Esta zarpado en gil ese chavon y yo ya no puedo pasármela escondido acá. No puedo ni vivir, te das cuenta? Ya ni puedo verte ni estar con vos como antes. Ahora estoy acá refugiado y trasca no tengo nada que ver con esa historieta que me inculpan. No da así. Mi vieja esta re furiosa conmigo y dice que ya esta cansada de mis cagadas y por eso me manda para Córdoba mañana. Me va a llevar mi primo que se vuelve para allá y de paso me lleva. Yo estoy hecho mierda mal. Me estoy comiendo un re garrón por una gilada. El gordo Pilo siempre me tuvo bronca desde pendejos pero se agarro cualquiera para joderme mal. Ese gordo vive con fierro. El hermano me dijo que iba hacer lo que pudiera pero me advirtió que El Pilo me quería meter un corchazo para cobrarce que se le acabo el teje en la villita. Yo no tuve nada que ver, mi amor, no puedo mas. Capaz que si me voy un poco ese gordo tranza se pone las pilas y me deja de joder la vida. Yo te amo, posta, pero me tengo que ir por eso te quería ver hoy si o si y la mande a mi hermana a que te busque. Mi vieja salio con su macho porque sabia que te tenia que ver y decirte esto…

- pero… yo no entiendo nada… vos te vas…


Fede toma un poco de cerveza y tiene los ojos como que va a llorar. Se pasa la mano por los ojos.

Fede – todo mal, amor. Todo re mal esta historia. Cualquiera. Yo no hice nada, vos lo sabes. Yo soy cualquier cosa menos buchon de la yuta, vos lo sabes. Yo te amo posta, un montón mal. Yo te amo y pasa esto con ese gordo tranza. Ese chavon esta re zarpado de merca mala por eso ya no puede ni pensar ni entender nada. Che, marcos, para ¿estas llorando?
Se me caen las lagrimas . no entiendo nada. Me dice que me ama pero se va.

Fede - no no no amor, por favor no llores. No llores, mi amor…

Me dice abrazandome muy fuerte y llorando. Repite “no llores, mi amor” mil veces, llorando. Lloramos. Yo no entiendo nada. Me dice que me ama pero se va.

Fede – por favor no no llores mas, mi amor. Mira mira tengo merca. Nos tomamos una bolsita, si? Pero no llores, por favor mi amor.

Fede busca rápido en su bolsillo del lompa y saca la bolsita. La tironea entre los dientes como nervioso, la abre y con una moneda carga un poco y se toma un tiro. Sigue pidiéndome que no llore y me pone la moneda con merca debajo de la nariz. Jalo, sonríe y me abraza. “no llores, mi amor” me pide llorando. “no llores mas. Tengo otra bolsita. No llores, mi amor.” Me abraza y me besa. Yo solo no puedo para de llorar. No entiendo nada. Me dice que me ama pero se va.
Nos quedamos ahí. Abrazados.

Fede - ¿estas mejor? Marcos, estas mejor?

- vos te vas. Sos una mierda. Me abandonas. Sos una mierda.

Me busca la mirada, me besa, me toca la pija y me busca la mirada.

Fede – Marcos, estas mejor?... ¿me cojes?

Se sonríe. Me besa. Me muerde el cuello. Se me esta parando. Él ya esta el palo otra vez pero se acomoda la pija y se sube el pantalón. “ahora vengo” me dice y se levanta, abre la puerta y sale. Yo me quedo ahí, me incorporo un poco y me recuesto en su cama. Fede vuelve con una botella de cerveza en la mano y gritándole a su hermana “…vos cortala, Yamila. No me rompas las pelotas. No jodas y cortala, pendeja…” y cierra la puerta de un golpe. Destapa la botella con las muelas, toma un trago y murmura “…que pendeja conchuda…” mientras saca del bolsillo la bolsita de merca.
La abre, carga un poco en un amoneda, me la acerca a la nariz y jalo. “te amo” me dice y toma un largo trago de cerveza y me empieza a chupar la pija. Curtimos.


Con Fede siempre hablamos mucho de bocha de cosas. A veces son giladas nomás pero casi siempre hablamos de cosas muy nuestras, muy de nuestras vidas. Hablamos de nuestros viejos, de cuando éramos guachos, de lo que nos imaginamos sobre un montón de cosas que quizás algún día nos ocurran y todo eso. Pero hoy no. Curtimos y nos quedamos ahí, yo abrazado a su pecho. Siempre hablamos tanto y ahora estamos tan callados.
Fede se va y yo no entiendo nada. Quiero tomarme otro pase de merca pero mejor me quedo acá, así, juntos. Por la cabeza me pasan un montón de secuencias… no se, solo pienso en él. Nos quedamos ahí acostados, yo abrazado a su pecho. Callados, quizás horas, casi dormidos.
De repente nos despiertan unos golpes despacios en la puerta y la voz de Julia (la mamá de Fede) que lo llama desde el otro lado de la puerta. “Federico. Federico, podes venir?” Fede se levanta, se pone el lompa y sale. Yo me levanto, agarro la bolsita de merca, armo una línea sobre el pueblecito y la tomo.
Escucho un poco los murmullos de Fede y su mamá que discuten en la otra pieza. Yo me enciendo un cigarrillo y veo dos petacas de whisky llenas ahí en la esquina de la pieza entre unos discos y ropas de Fede. Agarro una y entra Fede, cierra la puerta, me agarra la cara y me transa. Casi me quita la respiración, se aparta un poco pero no me quita la mirada y con la voz casi quebrada quebrada me dice “amor… vestite… que en una hora me viene a buscar mi primo… y me voy…”
Silencio. “Dale” le digo y lo animo con unas caricias. Silencio.

Me aguanto estas ganas de romper todo. Silencio. Fede se queda ahí sentado en la cama con la cabeza entre las manos.
“Federico, podes venir otra vez?” se escucha decir a su mamá. Él se levanta y sale. Yo me visto y me tomo de una toda una petaca. Aaagh. No aguanto mas lo que esta pasando y quiero estar re loco. Yo quiero estar aturdido porque no voy a poder aguantar verlo irse. El whisky me irrita un poco la garganta y doy el último sorbo. Ufffffff.
Me pongo las zapatillas y ato los cordones, me cierro la bragueta y busco mi merca entre las sabanas. Abro la otra petaca y empiezo a tomarla y entra Fede y me pone las manos en la cintura, me mira tomar y dice “Deja. Vamos a desayunar algo… dale, ya fue.” Y me saca la botellita de la boca. “dale, amor, ya fue” me dice y toma un trago apenas. Lo beso. “dale, Marcos vamos a desayunar algo que ya tengo el bolso y todo allá en la cocina, dale?” lo beso y agarro la petaca de sus manos y hago fondo blanco con lo poquito que quedaba. Fede se sonríe. Yo no voy a llorar, posta, niai.

Ya en la cocina estamos sentados alrededor de la mesa. Julia esta junto a su novio Alberto y Fede toma mate con ellos. Yo estoy re callado al lado de Fede.
Julia rompe los momentos de silencio solo para repetirle a Fede que se comporte bien allá en Córdoba y todo eso. Yo la noto rara… no se, como que esta re enojada con Fede… pero a la vez, supongo, la veo re triste… y bue… al cabo esto es una despedida y Federico es su consentido… a pesar de tantos bardos.

Alberto se disculpa y se retira un rato y yo pienso en las muchas veces que ya estuvimos ahí los tres en la misma situación de tomar mate y que Julia lo reprenda a Fede por alguna de sus bardeadas. Yo estoy re en cualquiera y de repente siento la mano de Fede acariciándome la pierna por debajo de la mesa, nos miramos y me sonríe. Yo ya estoy en cualquiera, aturdido, pensando un montón de cosas y aguantándome las ganas de llorar… re colgado en cualquiera.
Ellos hablan un poco pero yo ni se de que y así pasamos el rato ahí… yo sentado mirándome el barro en las zapatillas y pensando lo mío… ellos discuten de sus cosas.

En eso se escucha que un auto estaciona frente a la casa y toca bocina un par de veces. Julia se levanta de su silla y se asoma por la ventana y hace señas de saludar a alguien afuera. “ahí llego tu primo” dice y sale agarrando un manojo de llaves que estaban sobre la mesa. Fede me arrebata y me besa. Nos abrazamos muy fuerte. Nos besamos y justo entra Julia otra vez a la cocina, nos mira muy seria y dice “dale Federico, que tu primo no quiere pasar a tomar nada. Dice que esta apurado. Dale. Tare tu bolso”

Julia sabe de nuestra historia pero creo que todavía la incomoda vernos cuando nos besamos… no se… como que esta todo bien siempre y cuando no lo demostremos delante de ella… que se yo, pero bue.

Julia agarra una mochila y me da otra mas grande para ayudar a llevar las cosas de Fede mientras él lleva un bolso enorme. Salimos a la vereda.

Yo saludo al primo mientras abre el baúl del Falcon y metemos ahí las mochilas y el bolso. Yo estoy en cualquiera, ellos hablan un poco y se despiden. Fede se acerca y me besa en la mejilla, me busca la mirada y me dice “Yo llego allá y te llamo. Vas a ver que vuelvo en re poco tiempo, posta, vas a ver. Eh, me escuchas? Marcos, cuando llego te llamo. Entendiste? Si?”

Lo veo subir al auto y él nos mira. Julia lo saluda moviendo un poco la mano. El auto arranca. Creo que son como las cinco y veinte de la madrugada, hay un vientito muy fresco. Meto las manos en los bolsillos del lompa y encuentro adentro del izquierdo una de las bolsitas de merca que estábamos tomando y la aprieto un poco. El auto ya doblo la esquina.

No voy a llorar, posta, niai. No voy a llorar pero ¿Qué es volver en “poco tiempo”? ¿Cuánto es “poco tiempo” cuando te sentís tan solo?





Fin.

3 comentarios:

Pastelito de Sugus Verde dijo...

cada dia mejor. Gracias.

Gordo puto, amén dijo...

Muy visual, todo el tiempo me lo imaginé como una peli. Buenísimo, saludos,
Franco

bajo.* dijo...

increible