IOSHUA live Posadas Misiones

IOSHUA habla para CANAL ENCUENTRO Argentina

jueves, 18 de junio de 2009

LA DIEGO

El Diego siempre fue un chavon raro. Un pibe muy burlón por demás, pero como siempre fue asi de grandote nadie se le planto y el Diego asi afianzo su berretin de burlón.
Yo nunca tuve mucha onda con él pero tampoco nos caíamos mal... que solo nos saludábamos bien, casi como amigos, como vecinos... en verdad.
Vivimos en la misma cuadra y desde que me acuerdo el Diego siempre fue a si de maldito con todos... y si se la agarraba con alguno de los pibitos en particular, bue, ya estaba jodido ese porque el Diego tenia el venenoso ingenio de acuñar sus burlas mas terribles con las características mas evidentes de su eventual víctima.
Asi de pelotudo era el Diego.

A todos los pibes nos gasto algunas de sus insoportables bromas alguna vez... que algunas estaban buenas y nos reíamos todos un rato, pero siempre él se pasaba y ya atacaba hasta el hartazgo con su bozarron y esas carcajadas de hipopótamo. Y nadie parecía tener tanta jeta para ponerce a devolverle sus burlas... porque el Diego no era ningún Adonis con esos ojos saltones, esas mejillas gigantes y rosadas y, uh!, ni hablar de ese pelo ridículamente tan enrulado y marrón, pero bue... el Diego se imponía con sus burlas y con su bozarron y con su metro ochenta y esos brazotes que agitaba y prometían piñazos a cualquiera.

Pero todo iba a cambiar el domingo ese en la casa de Mauri, uno de los pibes de la cuadra que tiene una pileta de lona bien grande en el patio del fondo.
El Mauri no los invitaba a todos pero tampoco les negaba que entren y estén un rato en su pileta al rayo infernal del sol. El domingo ese los padres de Mauri no estaban asi que el patio era todo un quilombo de pendejos todos gritando y corriendo y chapoteando y asi todos. Creo que fue el primer día de mas calor de ese Enero.
Tal que todos estabamos ahi bronceándonos y jodiendo. Hacia un rato ya que había llegado el Diego, pero estaba tranquilo bronceando su barriga con otros dos grandulones de la otra cuadra. Asi todo estaba bien... pero el Diego no se pudo aguantar su genio y se la agarro con un morocho bien flaquito y con anteojos que estaba ahi jugando sobre las baldosas mojadas. Yo seguí en la mía con otros pibes y solo escuchaba de a ratos las carcajadas aparatosas del Diego, pero ni le prestaba atención porque entonces era peor... yo lo conocía muy bien en eso: si el Diego veía que tenia publico se ponía mas cruel.
Yo vi que el morochito estaba avergonzado y ya no jugaba tan entusiasmado como hacia un rato. El Diego casi a su lado le seguía haciendo burlas. En un instante el Diego muy atrevido estira el brazo hacia la carita del morocho diciendo “che, africanito, vos sin estos anteojos no ves una mierda, no? A ver dámelos” y el pibito se asusto y se movió muy rápido para apartarce de la mano de Diego, pero las baldosas estaban muy mojadas y el morochito resbalo y se cayo ahi mismo.
Silencio y todos giraron sus ojos hacia ahi y nada ni nadie se movió en ese instante. Paso que cuando el morochito se caía manoteo para cualquier lado y se fue al piso agarrando y arrastrando hasta los tobillos la bermuda de fútbol que tenia Diego. Y no lo podíamos creer: el Diego quedo ahi en el patio a la vista de todos casi desnudo... de no ser porque debajo de la bermuda de fútbol tenia puesta una bombacha roja tipo colaless con puntillita en los bordes! Ja!

IOSHUA

1 comentarios:

Sofía Ele dijo...

míster Ioshua, es usted tan genial! aplaudo tus letras!